Entrevistada: Lcda. Dairelis Herrera

¿De qué se trata la crianza respetuosa?

 La crianza respetuosa es una forma de abordar la parentalidad considerando que los derechos del niño están en el mismo lugar que los derechos del adulto, esta forma de criar está basada en el respeto, el amor y los límites no punitivos. La crianza respetuosa es un estilo de vida donde el respeto es la única vía posible de acuerdos y requiere que ambos padres caminen por la senda de la madurez.

¿A qué edad se puede aplicar?

Desde los primeros días de vida del niño, ya que sus derechos a cualquier edad deben ser valorados y considerados con la misma importancia que los del adultos;  situémonos en el momento cuando el niño viene al mundo, él sale del vientre de su madre donde estaba seguro y feliz, a enfrentarse a un entorno totalmente desconocido, al adulto le cuesta empatizar con esa situación y cree que el niño se adaptará fácil a dormir en su propio cuarto, al horario de dormir, allí vemos un ejemplo claro donde  inconscientemente como adultos priorizamos nuestros derechos por encima de los del infante, y pasamos por alto las necesidades del niño, su ritmo, sus tiempos, cuando desde esos primeros momentos debemos respetarlos.

Otro ejemplo es en la primera infancia, donde el niño está en pleno proceso de exploración que hace parte de su aprendizaje y del desarrollo de sus habilidades, en esa etapa los adultos con más facilidad pierden la paciencia porque el niño todo lo quiere agarrar, quiere hacer cosas que no coinciden con las necesidades de los adultos y es allí donde hay que entender los procesos de los niños y guiarlos.

En todas las edades la crianza respetuosa debería ser aplicada, porque, aunque cada edad representa un desafío distinto, la clave siempre va a ser reconocer las necesidades del niño, sus derechos, tratar con respeto, con amor y aplicar límites claros y adecuados.

¿Alguna recomendación para los padres y madres?

  • Tener presente en cada momento que su rol en la base de la sociedad y que, si desean criar hijos de bien, lo primero que deben enseñarle es el amor y el respeto. La mejor forma de enseñarles es predicando con el ejemplo.
  • Situarse en los zapatos del niño y tratarlo como les gustaría que los tratasen a ustedes si fueran ellos.
  • Darles tiempo, atención, hablen con ellos y aprendan a escucharlos de forma activa, así como ellos quieren ser escuchados cuando hablan con sus hijos.
  • Tengan presente que son niños y están aprendiendo día a día, que ellos no son responsables de sus frustraciones personales, ni de su estrés laboral, ni de la crisis económica, ni de la escasez.
  • Involucrarse activamente en la educación y en la crianza de sus hijos, si consideran que las cosas se han salido de sus manos, que ya no saben qué hacer, buscar ayuda profesional. Ser padres es un desafío diario y no está mal necesitar ayuda.
  • Establecer límites claros, teniendo en cuenta la edad del niño, sus derechos y necesidades, estos son una manera de guiar, de orientar y de establecer qué cosas están permitidas y que no.
  • Tómense un tiempo para ustedes mismos para respirar, para descansar, para pensar en frío, para distraerse, para recargar energías, es necesario, la demanda diaria es mucha y cuando menos pensamos perdemos la paciencia, nos dejamos llevar por la rabia y el estrés.

Contactos:

Lcda. Dairelis Herrera

Correo: dairelis.herrera@gmail.com

telf: +54 9 11 68160377

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *