Lo que debes saber sobre Mindfulness

Entrevistada: Lcda. Claudia Caseres

Mindfulness es un término que literalmente quiere decir: “ATENCIÓN PLENA”. Se trata de un concepto que surge de la mano del Dr. Kabat Zinn, médico y fundador de la Clínica de Reducción del Estrés de la Universidad de Massachusetts en 1979.

Mindfulness es experimentar de manera consciente y amable el momento presente, Sin tener que hacer nada con ello, sin tener que reaccionar inmediatamente o expresar qué piensas.

Consiste en estar conscientemente presente, a través de observar y comprender que ocurre, desde una actitud abierta y amable. En este sentido, se trabaja en función de poder estar en el momento presente sin juzgar, ni ignorar lo que me sucede o dejarse arrastrar por la cotidianidad. El cultivar esta actitud te permite ahorrar energía y darte cuenta de lo que ocurre mientras está sucediendo.

El estar presente de forma consciente y amable conlleva una serie de cambios en tu comportamiento y actitud hacia ti misma(o), así como en la manera de relacionarte con tu entorno.

¿Pueden l@s niñ@s practicar mindfulness?

 Hasta hace relativamente pocos años, la meditación para niños y niñas era un campo prácticamente inexplorado, debido a que se consideraba un proceso demasiado difícil e intelectual.

En la actualidad, se sabe que para que un método de meditación sea útil no tiene por qué ser necesariamente complicado. El mindfulness es un instrumento que favorece la capacidad de l@s niñ@s de tener una vida interior auténtica, así como un crecimiento integral.

Por otra parte, existe la creencia de que l@s niñ@s no sufren, no se angustian y esto es falso. En la actualidad tan agitada que vivimos, Mindfulness favorece el cultivo de la tranquilidad y paz interior.           

  Los niños tienen generalmente tienen una mente curiosa. Están más fácilmente en contacto con este momento. Son buenos en prestar atención, pero a menudo están demasiado ocupados, igual que los adultos.

Están fatigados, se distraen con facilidad, están inquietos. Con la práctica de la atención y el estar conscientemente presentes, los niños y niñas aprenden a parar por un instante para tomar aliento y sentir lo que necesitan en ese preciso momento. Aprenden a prestarles atención, una atención amable. Aprenden a no tener que esconder nada.

Ello conlleva comprensión hacia su propio mundo interior y también hacia el de otr@s.

   Por supuesto, se sugiere que exista el acompañamiento por parte de la familia para incorporar el mindfulness a su estilo de vida.

¿Para qué nos sirve practicar mindfulness?

Diversas investigaciones acerca del mindfulness han podido comprobar los beneficios que ofrece la práctica de esta técnica para el desarrollo de niños, niñas y adolescentes, aportes que suman en la formación de seres humanos más conscientes de sí mismos y de su entorno, en el manejo y equilibrio emocional. Reduce el estrés, la ansiedad, la reactividad y problemas de conducta. Potencia la empatía, la atención, fortalece la autoestima, le ayuda a concentrarse. Mejora la calidad de los intercambios familiares de atención.

¿Cómo la familia puede apoyar en el entrenamiento?

La participación del entorno cercano del participante es muy valiosa para la incorporación del mindfulness como práctica cotidiana y posterior estilo de vida de l@s niños y niñas protagonistas del entrenamiento.  Esto se logra incorporando al entrenamiento actividades de cumplimiento en la cotidianidad y/o en el hogar, preferiblemente con acompañamiento de la familia, de manera que se impulse y fortalezca el acercamiento familiar de una manera amable, emocional y respetuosa

Contactos:

Lcda: Claudia Caseres

correo: claudia.caseresr@gmail.com

Telefono: +59891228048

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *